“Homofobia en el yaoi” El comentario que se convirtió en entrada

“Homofobia en el yaoi” El comentario que se convirtió en entrada

Conforme fui leyendo la entrada iba asintiendo suavemente, consciente y de acuerdo en lo que se describía, pero también recordaba los argumentos que mis propias amigas y yo hemos ido creando al respecto del tema. Y es mucho más profundo me temo. Porque es algo que ocurre mayoritariamente en el fandom hispanohablante. Entendí la molestia que describía Andrea en su entrada cuando uno se encuentra con estos comentarios, pero hacía falta contexto. Porque dentro del fandom en ingles, no he tenido la mala fortuna de encontrarme con estos comentarios.

Hago hincapié porque todos esos comentarios homofobos,  machistas que nos encontramos en páginas slash/yaoi provienen de individuos que forman parte de una sociedad, cuya carga ideológica y cultural es necesario considerar al hablar de temas como estos. Así pues voy a centrarme en México, podría hablar de mi experiencia viviendo en Chile, pero para términos de la entrada hablare de mi país.

La cuestión es que ver esta clase de comentarios nos refleja en primera instancia una sociedad carente de educación asociada al género, la propia comunidad LGBT en México tampoco es como que pueda salvarse de la pedrada, la verdad. Hablo desde la propia experiencia debido a mi profesión (Trabajadora Social).

En fin, México es un país machista, mucho, cuya violencia hacia las mujeres y todo lo diferente es cruenta ya que la familia, la sociedad y los medios de comunicación bombardean a las personas todo el tiempo respecto a estereotipos que se perpetuán en la cotidianeidad. Y sí, el género es algo que no se enseña.

Además como bien decía Andrea el yaoi es un producto japonés creado por mujeres para mujeres. Y ejem, Japón también es uno de los países cuyos índices de machismo son muy elevados e ideológicamente perpetuados. Entonces ¿Por qué nos sorprende la poca versatilidad en el yaoi? Es decir es un shoujo con dos penes, nada más.  Ahora si en profundidad analizamos este aspecto no es que haya poca versatilidad en el género, es que las series más populares son las más sosas y carentes de un valor argumentativo tal, que no va a cambiar en lo absoluto la fórmula, sí eso le hace ganar dinero.

Así que entendamos que un producto plagado de estereotipos, heteronormatividad, ideales mitificados de romanticismo y además machista consumido por otro país machista, son los resultados que nos va a arrojar.

Las nuevas generaciones,  como en todas partes del mundo, están cambiando. Pero no es eso a lo que nos enfrentamos, sino a años y años de constructos sociales que ponen a la mujer como inferior y a todas las otras manifestaciones sexuales distintas a la heterosexual, como “enfermedades” o “aberraciones” o “desviaciones”.

Una mujer que es criada con ideales de mujer todologa, dueña de casa, maravilla del hogar, cuyos refuerzos sociales se centran en el inicio de una relación, luego en la boda, luego en los hijos y así sucesivamente, que se preocupa por todos pero rara vez en ella, porque siempre la han hecho sentir que no vale lo suficiente en su familia, en la sociedad, en los productos que consume y en los programas que mira. Como es que no va a rechazar a ese uke agresivo que quiere sexo, como él dice cuando él dice, sí eso choca con todo lo que le han enseñado, además Izumi de Love stage cumple muchos estereotipos clásicos del yaoi, empezando por el aspecto, lo que de algún modo podría generar mayor empatía con la lectora, ya que es ese el objetivo. Y hasta cierto punto resulta un absurdo.

Hacerla entonces querer asimilar que esa conducta es adecuada, cuando todo en su entorno esta gritándole lo contrario pues está mal visto y en el mundo real eso la convertiría en una “puta” “necesitada” o “rogona”, esta cañón ¿no?

Además un fenómeno curioso en México es el siguiente:

Hombre = éxito

Si yo soy mujer, pero quiero tener éxito, debo comportarme como un hombre, porque es lo que socialmente puede otorgarme status.

Ese es uno de los fundamentos del machismo en las mujeres, que a veces no es ni si quiera consciente, porque el punto de enajenación en el que vivimos es estratosférico. Y que en realidad nos remonta al primer punto del problema, ya saben, sobre las concepciones sociales mayormente aceptadas por todo el mundo.

A lo que yo llegue es que en profundidad el tema puede ser más complejo que solo ir e hinchar pelotas por mera entretención sobre quien está arriba y quien abajo.

Además slash y yaoi es un ambiente hipersexualizado, por lo que no hay que ser tan sensibles, todo gira en torno a la sexualidad y quien se la mete y como se la mete al otro. Hablando en términos generales, no estoy diciendo que todo funcione del mismo modo, pero si la gran mayoría, incluso los libros. Porque es ficción y puede ser usado como desfogue o espacio para cumplir fantasías, que no necesariamente pueden trasladarse a la realidad.

En fin que para contrastar lo anterior tenemos el libro de Benjamin Alire Saenz: Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo. En donde además de una relación gay desde la perspectiva de un hombre, nos narra las fuertes confusiones ideológicas y culturales de Aristóteles, al respecto de su preferencia sexual esta aparece como parte de la vida de una persona y no como la vida de esa persona. No hay nada grafico y aun así es absolutamente maravilloso.

Después de mucho “bla, bla”, en mis primeros acercamientos a la perspectiva de género dos lecturas me sirvieron mucho. “Feminismo para no feministas” y “El género” de Marcela Lagarde, que pueden descargar pinchando sobre los títulos, sí les interesa.

Hace un año y medio además construí un proyecto que consistía en 9 talleres a aplicarse de manera gratuita a personas que pertenecieran al fandom, que tocaba temas tales como autoestima, género, prevención contra la violencia y sexualidad que desafortunadamente no tuvo una gran acogida, porque era presencial, pero que estoy rediseñando para que pueda llevarse a cabo de manera online, posteriormente lo ideal sería trasladarlo a un espacio concreto si hay personas interesadas al respecto. Para más info pueden visitar mi blog donde espero subir entradas al respecto.

Por otra parte y a manera de conclusión, siempre he creído que este tipo de situaciones están asociadas a la educación y la falta de información o mal manejo de ella en las personas, por lo cual, una manera de atacar el asunto no es crucificando a nadie sobre que le gusta, porque y demás. Si no simplemente, y si está en nuestras manos, facilitar las herramientas, para conocer más opciones que aquellas que nos señala la mayoría.

La perspectiva de género y el feminismo me hizo conocer esas otras opciones, que no son ni buenas ni malas, solo están ahí para quien quiera vivir de otra forma y no solo tratar de sobrevivir en un mundo predatorio como este. No me etiqueto a favor de o en contra de porque eso no sería congruente, simplemente se hace lo que se puede para actuar, vivir y pensar del modo que más le resulte adecuado a uno desde una posición más informada y no tan a la deriva.

Sin más por el momento, me despido y gracias por su atención.

Sara Manen.

Anuncios

No necesito dormir. Necesito respuestas II “Homofobia en en el yaoi”

tumblr_inline_nn9q64DZwr1r61mmt_500

Voy a comenzar diciendo que es posible que este post moleste a alguien. No es esa mi intención, sólo quiero mostrar mi punto de vista y, tal vez, intentar que se vea el problema.

Para empezar, una pequeña clase (tal vez innecesaria) sobre el vocabulario del yaoi.

El Yaoi, como bien sabemos, es el término japonés designado al manga y anime que muestra una relación entre dos hombres. Este género está más orientado hacia un público femenino, a diferencia del bara. En el yaoi se conoce tres tipos de personajes: los semes, los ukes y los sukes. Los semes son los activos de la relación, los ukes son los pasivos y los sukes… bueno, los sukes son los versátiles, los que han estado en ambas posiciones.

Yo empecé dentro del mundo del yaoi antes de pasar al slash y todavía me gusta (los 16,6 GB de memoria que ocupan los mangas de mi disco duro dan fe de ello), pero no puedo sino observar y asombrarme ante la homofobia (y me atrevería a decir machismo) que abunda hoy en día entre los fans del género.

La última vez que estuve leyendo los comentarios de alguna de las decenas de páginas de yaoi que sigo en Facebook, me quedé estupefacta ante las burlas e incluso las discusiones que surgían porque dicho personaje de cierto manga o anime era seme. No sé como vais en el mundo del yaoi, pero hay pocos mangas de los que se hacen anime (largos, no OVAs de 2 o 3 capítulos) y uno de los últimos que salió fue Love Stage, un manga divertido y entretenido. Love Stage trata sobre Izumi, un chico universitario al que le gusta el manga y que no destaca dentro de una familia llena de artistas. Izumi tiene un trauma por haber sido obligado por su madre a vestirse de niña para un comercial cuando era sólo un niño y le ha cogido asco al mundo del espectáculo. Por otro lado, tenemos a Ryouma, un actor y cantante que tiene bastante fama y que está enamorado de Izumi… de Izumi, la niña que conoció en el rodaje del anuncio 10 años atrás. Y un día, por cosas del destino que no voy a contar, Ryouma e Izumi se vuelven a encontrar y el primero descubre que la chica de la que estuvo enamorado durante 10 años es en realidad un chico. Y el enamoramiento no se le pasa, así que decide que no importa, que lo quiere. El problema de los fans llega ahora: Izumi no es típico uke que se resiste a los avances del seme, sino que investiga y aprende sobre el sexo gay, dispuesto a hacerlo (aunque la primera vez no es lo que se pudiera decir “memorable”) y Ryouma está muy alejado del estereotipo de seme, de hombre frío y al que le importa bastante poco lo que quiere su enamorado.

bu8lqatiaaalz-f

Ryouma es el segundo de abajo

Y parece ser que eso no gusta a los fans, que lo comparan con sus predecesores en el anime (porque os aseguro que el mundo del manga es un poco más amplio, a pesar de que por el momento no he encontrado ninguno en el que la pareja sea versátil) y lo tachan de nenaza, vergüenza y uke en el armario (que ya llegaremos a esa manía de creer que el pasivo es inferior al activo).

Así que tenemos un uke al que le gusta el sexo y lo busca y un seme que es atento y amoroso. ¡¿A dónde vamos a llegar, por dios?! Llamadme loca, pero las violaciones no me van nada, gracias.

Hemos llegado a un punto en el que llamar uke a alguien es igual a insultarlo. No, señores, no. ¿Os gusta ver a dos hombres follando? La respuesta es sí, o no estaríais viendo yaoi. Pues dejad a un lado esos prejuicios homófobos que tanto daño hacen, esas bromas que escuchas de los típicos machitos, bromas que no mencionaré porque son de muy mal gusto. Y a las mujeres que hacen ese tipo de comentarios (que son la mayoría del público de este género), os digo que además de homófobo es machista. ¿O es qué porque un hombre disfrute estando abajo, es menos? ¿El hecho de que se la metan lo hace menos hombre o, más importante aún, menos persona? Espero que veáis lo contradictorio de este pensamiento.

Y esto no pasa únicamente en el yaoi, que os creéis que sí, pero no. Lo he visto en el slash e incluso en libros homoeróticos. El recuerdo más reciente es de un comentario en un fic original que había escrito, en el que me decían que hubieran preferido que X hubiera sido seme (el fic tenía dos escenas de sexo y fue “versátil”). Me quedé ciertamente estupefacta, pues no estaba segura de que les había impulsado a creer que el personaje X era seme o porque Y tenía que ser uke, cuando a nivel físico eran iguales (recordemos que una de las características del yaoi es el aspecto físico estereotipado de los protagonistas, siendo el seme alto y fuerte y el uke más bajo, inocente y “femenino”).

Este tipo de discusiones surgen en todas partes: ¿Drarry o Harco? ¿NaruSasu o SasuNaru? ¿Castiel arriba o Dean? “Bueno, Castiel es un ángel poderoso que mata sólo con chasquear sus dedos”, “Dean es un cazador que nunca dejaría que lo pusieran abajo” “Dean es más alto”… NO. ¡NO! ¿Qué más da que Castiel apareciera como un ángel patea traseros? ¿Qué importa quien haya matado a más demonios? ¡Nada! No estamos discutiendo sobre quien debería encabezar una lucha, maldición, estamos hablando sobre sexo, sobre hacer el amor. Es como hace 500 años, cuando la postura “adecuada” era la del misionero. No, señoras y señores, en el sexo no hay nada “adecuado” o correcto o lógico.

Damas y caballeros que lean esto y al que les gusta el yaoi, me gustaría que reflexionarais. ¿Qué es lo que buscáis? ¿Qué queréis ver? ¿Dos hombres follando, dicho crudamente, o a un hombre que parece una mujer en el papel de una mujer? Para eso veis shojo. No digo que los hombres tengan que ser todos altos, musculosos y peludos, pues las personas vienen en distintos tamaños, colores y personalidades, pero no os quejéis de que el “seme” tenga aspecto de osito de peluche o no actué como un bastardo egoísta y celoso.

He sido muy cruda en mi vocabulario, lo sé, pero os aseguro que me contenido mucho.

Si habéis llegado hasta aquí, ¿qué pensáis?

Akiba kei v.s. Otaku. SasuNaru (Evil Onigiri)

Título: Akiba kei v.s Otaku (Amor Yaoi)

Autor: Evil Onigiri

Ship: SasuNaru

Capítulos: 20 [ 38073palabras]

Estado: Completo.

Resumen: 

Naruto Uzumaki es un akiba-kei, un pavo real dentro de la cultura audiovisual. Su vida es idílica, no hay nada que perturbe su andar por el mundo…hasta que le conoce a él…

Sasuke Uchiha es un otaku, lo más bajo dentro de la cultura audiovisual. No es que sea muy sociable, pero las cosas le van bien…hasta que le conoce a él…

Una forma de entrar en la vida ajena y romper todos los esquemas que forja una enemistad más allá del rango de cada uno, una manera especial de llamar la atención a través del odio. Está claro… que no puede acabar demasiado bien…

¿O sí…?

Idioma: Español.

 


Hola mis preciosos lectores!! [Alguien me lee??] En fin soy una nostálgica empedernida. Hoy vengo con un fanfic sasunaru, que es tan importante y me marco mucho cuando tenía 15 años y una de mis mejores amigas me pregunto ¿Sabes qué es el sasunaru? Y luego me paso como 80 fanfics para leer en el celular. La amo. Sin ella no habría conocido esta gran historia. No amaría tanto como amo los fanfics, ni escribiría con tanto fervor cuando puedo darme el tiempo de hacerlo. Sí algún día incluso pienso vivir de las palabras [se anima sola].

Akiba kei vs Otaku es un fanfic publicado en 2008 por Evil onigiri en Amor Yaoi. Humor, romance y AU escolar es lo que vas a encontrar en esta historia.

Soy una gran friki, y antes de evolucionar, o sea saber que se puede shipear todo y no solo el anime o el manga, no podría decir que era muy estricta en cuanto al fanfic que leía, hasta el hecho claro de que solo recuerdo fanfics como estos, construidos armoniosamente, con detalles de un trasfondo ñoño, bonito y enciclopédico que además aporta un peculiar sabor a la trama. Y que emocionalmente me dejan knock out.

Me gustan los fics que enseñan cosas, me gusta que sea todo inteligente y también saber por el simple hecho de saber, no por nada Isaac Asimov es mi escritor favorito de la vida.

Esta historia tiene muchos elementos que te hará googlear algunas cosas, como en su momento me paso a mí, y abrazar otras que claramente identificas y por ende adoras. Es curioso el modo que esta historia me hace sentir y es quizás solo mi percepción particular, pero la considero genial y muy rica en cuanto a contenido y detalles, sobre todo por el uso de la liminalidad.

Muy bien, dejare de parlotear mi amor y vamos a lo importante: Naruto, Akiba kei escandaloso un día decide que un nuevo instituto representara un gran desafío para él y lo hará crecer como persona… O algo así… Solo hasta que conoce a Sasuke Uchiha, a quien odia solo porque no lo puede odiar. Y además es un otaku. Nuestro moreno azabache pasa de él, hasta que simplemente no puede seguir haciéndolo porque el akiba kei de los cojones es una gran molestia cuando se lo propone. Así que ambos llegan a un acuerdo en el que se odian mutuamente pero se siente bien pasar tiempo juntos, enseñarse mutuamente sus propios estados de frikez y generarse erecciones incómodas.

Sí bueno me siento un poco envidiosa, quiero un novio friki también [LOL]. Bueno pues nos encontramos frente a una construcción lenta de la relación, no hay drama telenovelesco y la autora tiene una forma de describir que es muy graciosa o a mí me lo pareció, vemos a estos dos crecer mutuamente alrededor del otro y fue bonito porque me pareció realista o me sentí identificada, quizás sea un poco de ambas cosas.

La cuestión es que sí les ha llamado la atención deberían ir a leer y dejar un par de comentarios. Me reservo los spoilers pero creo que crucify my love es mejor que Joker y aún ahora, después de 7 años de leerlo por primera vez cada que digo “apechuga” siempre me acuerdo de estos dos [XD]

Ya entenderán de que hablo cuando lean. Sin más me despido, les deseo un sábado y domingo impresionantes y que este mes sea más ligero para ustedes de lo que es para mí.

Bye~

Sara Manen.